viernes, 17 de mayo de 2013

La biomasa ayuda a combatir el cambio climático

Un aumento de la utilización de la biomasa forestal y de los cultivos energeticos como fuente de energía además de efectos económicos positivos ayuda a combatir el cambio climático.

La combustión de la biomasa para obtener energía produce la misma cantidad de CO2 que antes consumió en su crecimiento, quedando el sistema en equilibrio. Además el aumento de la producción de energía a partir de la biomasa hace disminuir el uso de combustibles que emiten dióxido de carbono a la atmosfera, causantes del cambio climático. El consumo de petróleo supone un 50% de las emisiones de dióxido de carbono en la Unión europea, el gas natural un 22% y el carbón un 28%.