viernes, 19 de julio de 2013

En la BIOMASA está el ahorro

Contar con alternativas energéticas más económicas y sostenibles para nuestro uso diario se hace imprescindible frente al precio en ascenso de la bombona de butano y del gas natural. La biomasa es una opción responsable, sostenible y económica.





La biomasa, como opción energética alternativa al uso de combustibles fósiles se presenta como una solución más económica y responsable con el medioambiente. La instalación de calderas de este tipo de bioenergia proporciona beneficios ambientales y socioeconómicos importantes: es renovable, sostenible y ahorra dinero. 


La popular bombona de butano cuesta hoy 17,5 euros, supone que el kilovatio hora térmico producido por una estufa de butano sale a más de nueve céntimos de euro (unos 9,11). Sin embargo la biomasa sigue ofertando calor por mucho menos. Según la Asociación para la Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), "el precio medio de venta al público del pellet doméstico", expresado en kilovatios hora térmicos, es de 3,64 céntimos de euro.

El pellet, que ha sido siempre más barato que el butano o el gas natural, mantiene desde hace un año unos precios que nada tienen que ver con los de sus rivales fósiles, competidores todos en la carrera de la calefacción, o el calor de hogar. Así, y según la última consulta de mercado (marzo) realizada por la Asociación para la Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) el precio medio de un saco de 15 kilogramos de pellets comprado suelto es de 3,45 €. Traducido ese precio (expresado aquí en euros) a calor (expresado en kilovatios hora térmicos), el resultado es: 4,75 céntimos de euro por kilovatio hora térmico (4,75 c€/kWht). Es decir, que, para producir un kilovatio hora térmico (calor), el usuario gasta 4,75 céntimos si emplea pellets y 9,11 si emplea gas butano. Las cuentas salen más redondas aún si el pellet empleado es adquirido en palé, big-bag o a granel. 

No obstante, la bioenergía en general, y la biomasa en particular, se encuentra con que, por su menor repercusión, es una de las energías renovables menos conocidas, aunque es la más utilizada en todo el mundo, especialmente como energía calorífica. El desconocimiento alcanza a los pellets, o a saber que las cáscaras de almendras y los huesos de aceituna funcionan también como combustibles renovables.


Fuentes:

- http://sociedad.elpais.com
- http://www.energias-renovables.com