jueves, 20 de febrero de 2014

Aplicaciones térmicas de la biomasa


Las aplicaciones térmicas de la biomasa pueden ser como calefacción, refrigeración y producción de agua caliente en el sector doméstico (viviendas unifamiliares, comunidades de vecinos, barrios o municipios enteros, granjas, etc), calor para procesos industriales y cogeneración de calor y electricidad.

Otras formas de energía que se pueden obtener a partir de biomasa son energía eléctrica, biogás (fundamentalmente a partir de biomasa residual húmeda, como purines), y biocombustibles (combustibles líquidos, provenientes de distintas transformaciones de la materia vegetal o animal).